DETENIDO INJUSTAMENTE 1 COMPAÑERO EN EL RECIBIMIENTO AL CONSEJERO DE SANIDAD HOY EN EL HOSPITAL JUAN CARLOS I DE MOSTOLES

25 Mar

Desde PATUSALUD queremos denunciar que durante la visita del Consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty al Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, en el día de hoy, lunes 25 de Marzo,  policías de paisano, han practicado una detención de un compañero, que se manifestaba pacíficamente como el resto, en defensa de la Sanidad Pública y contra la Privatización.

Resulta inadmisible que se reprima a personas que con su protesta pacífica, intentan evitar la transferencia del patrimonio público, a las arcas de un sector privado, caracterizado por su ánimo de lucro depredador.

Desde aquí, mostramos todo nuestro apoyo y solidaridad con el compañero detenido, al mismo tiempo que exigimos su inmediata puesta en libertad sin cargos.

Hacemos un llamamiento a todas las fuerzas y organizaciones, que de forma consecuente vienen luchando en defensa de la Sanidad Pública, para que muestren todo su apoyo y solidaridad con el compañero detenido. No solo están liquidando conquistas sociales y derechos esenciales de la población, sino que con este tipo de acciones, está también en peligro el ejercicio de los derechos y libertades democráticas más elementales.

Anuncios

2 comentarios to “DETENIDO INJUSTAMENTE 1 COMPAÑERO EN EL RECIBIMIENTO AL CONSEJERO DE SANIDAD HOY EN EL HOSPITAL JUAN CARLOS I DE MOSTOLES”

  1. Adelbert Baer 28 marzo, 2013 a 16:35 #

    ¿Detenido en base a qué? ¿Insultos, acoso, agresión? No comprendo bien… Ningún agente policial puede detener ilegalmente a un ciudadano que se manifieste pacíficamente contra alguien que estima es un perjuicio contra el bien común.

    Según la Ley de Enjuiciamiento Procesal y en su artículo 495 dice:

    ‘No se podrá detener por simples faltas, a no ser que el presunto reo no tuviese domicilio conocido ni diese fianza bastante, a juicio de la Autoridad o agente que intente detenerle.’

    La policía no puede detener a un ciudadano sino en los casos y en la forma que las leyes prescriban. Y este no parece ser un caso sino de detención ilegal. En cualquier caso, si hubo insultos o agresión hacia alguien en concreto (puesto que el policía actuaba de paisano y por tanto sin identificar como autoridad) y se sintió gravemente insultado o agredido debería haber solicitado el requerimiento policial para formular un informe para lo cual, la policía hubiera tenido que requerir los datos personales del supuesto agresor en ese lugar. Posteriormente la incoación de la denuncia podría prosperar o no. Si se admite la denuncia se tendrá que probar con hechos y testigos que hubo tal agresión física o verbal en un procedimiento o juicio rápido por faltas. En cualquier caso, las conductas sancionables por lesionar la dignidad de alguien son un delito si son consideradas injurias (art. 208 y 209 del código penal), y en tanto por su naturaleza, efectos y circunstancias sean consideradas públicamente graves. Algo que debe juzgar el magistrado y no un policía de paisano según sus propias motivaciones personales.
    Por otro lado, dadas las azarosas circunstancias actuales que vive la sanidad pública en proceso de desmantelamiento progresivo y claramente encubierto con las consiguientes consecuencias gravísimas para muchos trabajadores y su impacto sobre la atención sanitaria de millones de ciudadanos de este país, se debería tener en cuenta la alarma social y la crispación que ello genera en aquellos profesionales y pacientes que son permanentemente ignorados en dicha conversión. La protesta pacífica es un modo legal y expresa el sentir de las personas involucradas en un negocio que les afecta de modo negativo.

    Finalmente, es seguro que el compañero detenido fue puesto inmediatamente en libertad, ante lo cual podrá interponer su denuncia por estos hechos en comisaría. Si en última instancia, se le cita para juicio porque alguien le denunció por lo antes dicho, es preciso realizar antes un acto de conciliación que permite que el denunciado se retracte, de no hacerlo se le podría poner una querella para solicitar indemnización por daños y perjuicios. ¡pero seguro que la sangre no llega al río!

    Lo extraño es que algunos días después de estos hechos, este compañero entregado a la causa por la defensa de la sanidad pública no haya recibido más comentarios de apoyo, en tanto como dice el único, se están despidiendo a otros compañeros de otros hospitales. La Semana Santa debería servir más que nunca en hacer sacrificios por el porvenir de esa sanidad ya trastocada por los intereses mercantilistas entre políticos y empresarios afines. Pero quién no conoce España…

  2. toñi arryo 26 marzo, 2013 a 8:34 #

    Comienzan a mandar cartas de despido a los interinos del hospital PUERTA DE HIERRO.os rogamos maxima difussion.un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: